Hoy: 23 septiembre, 2019

Nuestros nativos, un pueblo del futuro

Víctimas de prejuicios desde siempre, los miembros de pueblos originarios han sufrido abusos y desidia por parte de autoridades y de la sociedad misma. Han perdido tierras y han sido forzados a olvidar su cultura ancestral.

Por eso, cada 9 de Agosto se conmemora el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, celebración que nace para sensibilizar sobre las necesidades de estos pueblos.

La etnia Nivaclé (una de las 17 que aún sobrevive en el Paraguay), se ha mostrado adelantada a su tiempo en temas tan importantes como la educación, ya que desde hace miles de años hablan y enseñan sobre salud sexual y reproductiva sin tabúes; asignatura que el sistema educativo paraguayo sigue reprobando hasta el día de hoy.

Fotografía de Patricia Perez de Viveros

A través de unas sencillas y hermosas artesanías de barro, las mujeres Nivaĉle relatan cómo éstas son en realidad un juego didáctico a través del cual la madre se toma un tiempo para jugar con la hija, enseñándole el oficio de trabajar con las manos.

“A partir de los 2 años las madres y abuelas se sientan a enseñarles todos los trabajos, ejercitando los dedos, porque van a tener que trabajar con esto. Los tejidos y diseños también significan muchas cosas, en la crianza de la niñez” comentan.

Pero no solamente ésto.

Las madres y abuelas Nivaĉle enseñan lo que denominan “las etapas del crecimiento”, donde muestran a las niñas los cambios que experimentará su cuerpo cuando alcance la adolescencia, con la llegada de la primera menstruación, y la prevención y cuidado que eso conlleva.

A partir de la primera menstruación ya se habla de la prevención: educación, salud sexual y reproductiva, y el cuidado de la vida, que hay que respetar porque es un regalo importante del gran espíritu.

Ellas afirman que los embarazos tempraneros ocurren porque se deja de lado la enseñanza y la prevención; y éstas figuras de barro engloban todo lo que hacen las mujeres y madres artesanas.

“A nivel mundial se deja a la niñez en manos de la tecnología para que los eduque; cuando nosotros ya teníamos las formas y maneras de educar”, finalizan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *